Trucos para cuidar el pelo afro

Trucos para cuidar el pelo afro

El pelo afro es especial, precioso pero complicado de cuidar. ¡Aunque no imposible! Sea que lo tengas tú o que tengas que cuidar el de una peque, te traemos unos trucos prácticos con los que desenredar y cuidar el pelo afro será muy sencillo.

Por qué el pelo afro necesita cuidados especiales

El cabello afro es muy fino y rizado, tiende a enredarse de manera extrema, tanto que en ocasiones hay que cortarlo. Pues bien, sumado a eso, se reseca fácilmente y por tanto presenta apariencia de cansado, desgastado y apagado.

Es un tipo de pelo que necesita muchos cuidados, y que en cuanto dejamos de dárselos, se torna opaco y enredado. Para mantenerlo en buen estado es importante la constancia, y sobre todo, usar productos de calidad que hagan efecto y que no lo dañen o provoquen alergias.

Lo que no se debe hacer nunca con el pelo afro

Trucos para cuidar el pelo afro

Como decimos, el pelo afro es especial, así que lo que funciona en los cabellos que no son afro, no va a funcionar en estos. Por eso, hay que evitar ciertas tendencias como:

  • Usar cepillos. Romperán el pelo y con el tiempo eliminarán el rizo.
  • No hay que desenredarlo cada día. No hay que hacerlo cada día, pero eso no significa que haya que dejarlo a su aire el resto de la semana ni mucho menos. Hay que dedicar unos minutos a, con las manos, desliar los nudos y colocar los rizos en su sitio.
  • No cepillar en seco. Suena lógico, ¿no? Un cabello seco que se peina en seco se rompe y debilita. Es mejor aplicar un desenredante en zonas secas e ir peinando con cuidado.
  • No peinar desde la raíz. No solo te harás daño, sino que no conseguirás nada pues seguramente el peine se quede a mitad de camino. Además, el pelo sufrirá daños.
  • No lo recojas. Si optas por lo fácil de hacerte una coleta a diario, eliminarás los rizos y el pelo perderá el brillo, secándose aún más.

Trucos y consejos para cuidar el pelo afro

Ya sabemos que el pelo afro necesita cuidados, y sabemos lo que no debemos hacer. Ahora veamos lo que sí tenemos que hacer y cómo.

Usa los dedos

Los dedos son la mejor herramienta para manejar el pelo afro. Como son cabellos finos, se parten fácilmente y los peines y los cepillos no harán más que empeorar la situación.

Si quieres usar peines en momentos determinados, trata que sean de dientes gruesos. Cuídalos con mimo; se necesita tiempo pero merece la pena el esfuerzo.

Tápalo

Los cabellos tienden a secarse, y el afro aún más. Cuando vamos a dormir, el algodón de las almohadas absorbe los aceites naturales de nuestro pelo. Para evitarlo, cubre tu cabello con un gorro sedoso, o cambia las fundas de las almohadas por unas de seda.

Olvida los champús químicos

Cualquier champú milagroso que prometa acabar con la sequedad de tu pelo afro, está lleno de sulfatos y otros químicos que, lejos de acabar con el problema, lo empeoran. Hoy, con la moda de los productos naturales, el veganismo y demás, es fácil encontrar champús que no contengan sulfatos y cuiden de nuestro cabello.

No obstante, incluso algunos de estos, resecan el cabello, motivo por el que ha nacido el movimiento ‘no champú’ que consiste en limpiar el pelo con productos alternativos como el vinagre de manzana, el bicarbonato de sodio, etc.  Obviamente, si haces esto, tienes que evitar los demás productos con siliconas.

Hidratación a tope

Trucos para cuidar el pelo afro

¿Qué hacer con un pelo reseco? Hidratarlo, tal como haces con la piel. El agua, las mascarillas con aguacate, aceites o yema de huevo (nunca la clara porque reseca aún más), son perfectas para mantenerlo brillante y sedoso. También es recomendable humedecerlo varias veces al día, así como usar acondicionadores sin enjuague, con cuantos menos químicos mejor.

Aceites

En el mercado puedes encontrar multitud de aceites naturales o mantecas que poner en el cabello las veces que quieras. No necesitan aclarado y se aplican después del suavizante. Además de hidratar y suavizar el cabello, sellan la humedad (cuando lo mojas de continuo), por lo que evita la sequedad.

Desenreda, desenreda, desenreda

Uno de los secretos de los cuidados del pelo afro, ¡desenredar! Dos o tres veces a la semana, como mínimo. Usa los dedos o peines de púas anchas, acompañados de aceites y desenredantes naturales. Es importante que el pelo esté bien mojado para que las hebras no se rompan.

Péinalo como quieras

Aunque los estándares de belleza marcan lo que es hermoso, según a la vista de algunos, el pelo afro, si está bien cuidado, puede ser la envidia incluso de los famosos pelos Panténe. Si tratas bien a tu pelo, y quieres presumir de cabello, solo péinalo de formas divertidas, que llamen la atención y con las que te sientas guapa como nunca.

Bandanas, accesorios, horquillas, pinzas, pañoletas… ¡en tu imaginación están los límites!

Las trenzas, moños, rollitos, y demás peinados en los que se recoge nuestro pelo sin estirarlo demasiado, pueden proteger tu cabello de agentes externos y mantenerlo limpio y sano.

Mímalo

Piensa en tu cabello en cada momento. El pelo afro necesita que lo mimes siempre, que no tires de él, que no uses demasiadas horquillas o accesorios que puedan dañarlo, que no lo frotes con la toalla fuertemente y todos los consejos que te hemos dado anteriormente.

Cuídalo, piensa cada movimiento que vayas a hacer y podrás lucir un pelo afro espectacular.

¿Te han servido estos consejos? Seguro que sí. Recuerda que los mimos son la clave para que un pelo afro luzca precioso. Hay muchas actrices y celebridades con este tipo de cabello que se las envidia por ello y por su belleza. ¡Tú también puedes tener un cabello igual!

Toma buena nota de estos truquillos y ponte manos a la obra. ¿Sabes tú algún otro secreto que quieras compartir con nosotros? ¡Déjalos en los comentarios!


Contenido relacionado:
Publicado en Cuidados para el cabello y etiquetado , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *